Repertorio Misa Pontifical ante la imagen de Ntro. P. Jesús del Gran Poder (y III)

La 1ª pieza de la comunión en el Pontifical ante Jesús del Gran Poder será “Laudate Dominum“, 5º mov. de las Vesperae solennes de confessore KV 339 compuesta por Mozart para la Catedral de Salzburgo en 1780. Expliquemos en qué consisten las Vísperas.

El día se divide dentro de la vida cotidiana de las ordenes religiosas en horas canónicas que a su vez se dividen en mayores (actualmente Laudes, sobre las 6 a.m. y Vísperas a las 18:00) y menores (actualmente se suelen agrupar en un solo rezo llamado hora intermedia). La estructura del rezo de las horas se dispone de la siguiente forma: 1º la invocación “Dios mío, ven en mi auxilio” a la que se responde “Señor, date prisa en socorrerme”, seguido por la recitación del gloria, un himno, 2 salmos y un cántico, con sus antífonas propias. Prosigue con una lectura breve, un responsorio y, en las vísperas, el Magnificat, tras el cual se rezan las preces, el Padrenuestro y una oración conclusiva. Los domingos, fiestas y solemnidades, hay 2 vísperas, las del día anterior y las del propio día, llamadas 1ª y 2ª vísperas.

El título Vesperae solennes de confessore remite a la fiesta de un santo que ha sufrido persecución, aunque no martirio, por defender su fe. Esta composición para vísperas no es la primera que hizo Mozart, sino que un año antes compuso las Vesperae solennes de Dominica K321. Ambas piezas guardan varias similitudes, como el hecho de que el 4º movimiento se compusiera a cappella y en contrapunto frente a los más exuberantes tratamientos vocales de los tres números que lo preceden y el carácter intimista del salmo del quinto movimiento.

La pieza que nos ocupa, se confía a un solo de soprano, en este caso de carácter intimista que se cierra con la doxología menor confiada al coro y el amen de nuevo en la voz de la soprano solista. Existen similitudes entre el Laudate y 2 piezas posteriores: el “Et incarnatus” del Credo de la Gran Misa KV 427 y el aria “Deh vieni, non tardar” de Le nozze di Figaro KV 492. El carácter reposado del 6/8 del Laudate y el acompañamiento orquestal son similares en las 3 piezas.

El texto muy breve del salmo 117 proclama: ¡Alaben al Señor, todas las naciones, glorifíquenlo, todos los pueblos! Porque es inquebrantable su amor por nosotros, y su fidelidad permanece para siempre. El hecho de insertar la interpretación al principio de la comunión, dota de una unidad estilística a la ceremonia, al ligarlo a la interpretación de la Misa KV 49 del mismo autor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *